twitterfacebookgooglexinglinkedin

TEMOR A EXPRESARSE EN PÚBLICO: ¿CUÁL ES SU VERDADERA PROCEDENCIA?

TEMOR A EXPRESARSE EN PÚBLICO: ¿CUÁL ES SU VERDADERA PROCEDENCIA?

 

Muchas son las personas que, en algún momento de sus vidas, han podido ser víctimas de las desagradables sensaciones motivadas por el miedo a hablar en público. Y otra elevada cantidad de personas sabrán con certeza, o al menos podrán imaginarse, el grado de angustia que puede alcanzarse con la aparición de la también llamada glosofobia. El origen de este tipo de afección, muy probablemente, sea lo que se les escapa de las manos. Así pues, ¿por qué nos ocurre esto?

 

El porcentaje de españoles, que conviven con el miedo a hablar en público, ha llegado a alcanzar una cifra considerable a día de hoy: ya que abarcaría entre un 20% y un 30%. La presencia de la glosofobia ha llegado a extenderse tanto que, en los años noventa, tuvo lugar el diseño de una prueba fundamentada en la misma: un método para medir el estrés social, bautizado como test de Trier, en el que los partícipes deben realizar una exposición en un periodo de cinco minutos.

 

El temor a hablar en público es, según la psicóloga María Jesús Álava, un ejemplo de respuesta emocional ostensiblemente desproporcionada: así el sistema nervioso autónomo confunde una preocupación con una amenaza y, consecuentemente, acaban haciendo acto de presencia los diversos síntomas que presagian la aparición de la glosofobia. Esto vendría a ser un mecanismo del cuerpo humano usado para prever, de alguna forma, la llegada de un “desastre imaginario”.

 

Un grupo de expertos, integrantes de la Universidad de Wurzburgo (Alemania), también llevaron a cabo una investigación que giraba en torno a este asunto. Finalmente la conclusión de este estudio, elaborado exactamente durante el año 2009, resultó ser muy demostrativa: sirvió para dar a conocer que la glosofobia constituye, efectivamente, un mecanismo psicológico destinado a la defensa de un ataque irreal concebido por los propios nervios.

 

Redactora: Esmeralda Collado

 

Written by editor