twitterfacebookgooglexinglinkedin

¿QUÉ NORMAS PODRÍAN OTORGAR MAYOR INTERÉS A UNA OBRA LITERARIA?

¿QUÉ NORMAS PODRÍAN OTORGAR MAYOR INTERÉS A UNA OBRA LITERARIA?

Innumerables han sido las novelas que, con el paso de los años, han acabado convirtiéndose en afamados ejemplares de la literatura universal. Por ello, en relación a este asunto, podría surgir una interesante pregunta: ¿qué tipo de pautas han de cumplir los libros para conseguir dicha popularidad? Otorgar una solución a este interrogante, sin duda alguna, podría parecer irrealizable; sin embargo, acaba de publicarse una teoría que quizá arroje luz sobre este tema.

Un grupo de científicos, que corresponden a la Universidad Stony Brook de Nueva York, han conseguido diseñar un algoritmo bastante significativo: es capaz de vaticinar, con hasta un 84 por ciento de fiabilidad, el grado de popularidad que podría alcanzar una obra literaria. Así el secreto de esta popularidad, según los expertos encargados de la investigación, se basaría en el cumplimiento de dos pautas: evitar las expresiones reiterativas y el uso excesivo de verbos.

Esta resolución ha sido deducida del análisis, a través de la aplicación del algoritmo, de varias novelas que están registradas dentro de los grandes clásicos literarios: dos de los títulos han sido, entre algunos otros, Historia de dos ciudades de Charles Dickens y El símbolo perdido de Dan Brown. Los científicos procedieron a comparar, tras acabar la primera fase, los resultados obtenidos frente a la información verídica sobre los niveles de difusión y acogida de las obras.

La conclusión final ha resultado ser contundente, ya que ambos datos concordaban en un 84% de la totalidad de ejemplares. De la misma manera, conforme a la percepción de los expertos, existen otra serie de agentes que podrían condicionar la popularidad de las obras literarias: el interés, la novedad, el estilo de redacción y el enganche que coseche la historia conformarían algunos de ellos. El léxico escogido, por otro lado, también desempeñaría un gran papel en este tema.

Este revelador proyecto de investigación, cuya publicación ha corrido a cargo de la Association of Computational Linguistics, sirvió para desvelar que la utilización frecuente de conjunciones (“y”, “pero”), números y adjetivos podría resultar beneficiosa en este sentido. Determinados elementos lingüísticos como verbos, adverbios y todos los vocablos que describan acciones y emociones (“querido”, “tomó” o “prometió”) podrían confluir en una aceptación más limitada.

 

Redactora: Esmeralda Collado

Written by editor