twitterfacebookgooglexinglinkedin

¿QUÉ FACTORES PERMITEN A LOS BEBÉS DISTINGUIR ENTRE DOS IDIOMAS?

¿QUÉ FACTORES PERMITEN A LOS BEBÉS DISTINGUIR ENTRE DOS IDIOMAS?

La investigadora Monika Molnar, que pertenece al Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL), ha llevado a cabo el desarrollo de un reciente proyecto idiomático. El principal propósito de este estudio ha sido resolver una interesante cuestión: ¿qué recursos utilizan los bebés para poder distinguir entre dos lenguas? La respuesta categórica a esta pregunta ha resultado estar muy definida: el ritmo y la entonación jugarían un papel básico.

Los miembros del centro de investigación BCBL, que está ubicado en San Sebastián, han concedido gran interés al método seguido para este significativo análisis. Los investigadores    han podido examinar tres grupos de bebés, con edades de entre tres y cuatro meses, que están conviviendo en ambientes lingüísticos diversos: unos con padres monolingües de español, otros con padres monolingües de euskera y los últimos con padres bilingües.

Gracias a esta investigación ha salido a la luz un dato que, muy probablemente, podría conllevar determinada relevancia: la suficiencia que alcanzaron los bebés, a la hora de distinguir entre español y euskera, vino dada por las desigualdades que percibieron en sus ritmos y en sus prosodias. Así ciertos aspectos auditivos, como pueden ser el acento y la entonación, constituyeron un elemento esencial para que se diera dicha diferenciación.

Los impulsores de este estudio han explicado que, conforme a su situación monolingüe o bilingüe, cada uno de los tres grupos respondió de forma distinta ante los estímulos sonoros. Los bebés que provenían de entornos monolingües, por un lado, permanecieron impasibles a los discursos en la lengua que no conocían; los de entornos bilingües, además de diferenciar ambos lenguajes, mantuvieron interés cuando los interlocutores alternaban uno y otro.

Cada una de las comprobaciones que se realizaron, durante el transcurso de esta labor investigativa, han terminado desembocando en una misma resolución: los recién nacidos  poseen mucha sensibilidad con respecto a las diferencias en la entonación, ya que los    idiomas euskera y castellano son similares en lo que se refiere a la acústica y la fonética.   Esta reciente revelación lingüística contribuirá a reafirmar, por una ocasión más, la gran ventaja formativa que implica escuchar idiomas desde la inicial etapa de la vida: la infancia.

Written by norak