twitterfacebookgooglexinglinkedin

LOS MODISMOS EN ESPAÑA, ¿HASTA DÓNDE PUEDE EXTENDERSE SU ORIGEN?

LOS MODISMOS EN ESPAÑA, ¿HASTA DÓNDE PUEDE EXTENDERSE SU ORIGEN?

El término español “modismo” correspondería, según el diccionario de la Real Academia Española, a una definición clara e inconfundible: “frase hecha, expresión fijada en una lengua que se aparta del significado recto o las reglas de la gramática”. Este tipo de expresiones populares, aunque parezcan no tener relevancia, adquieren gran presencia en el español. Sin embargo, y a pesar de ello, muchas personas ignoran cuál es el vocablo que las denomina.

La mayoría de los modismos emergieron en épocas tan remotas que, para poder definir su datación exacta, resulta imprescindible consultar determinadas fuentes históricas. La utilización de estas expresiones se está viendo reforzada, aún en la actualidad, por las costumbres que la sociedad española ha ido adoptando a lo largo de los años: se trata de frases hechas que suelen ser reconocidas, fundamentalmente, en un país determinado.

Estos enunciados suelen asociarse a ideas difíciles de reflejar y, como norma general, permiten a una persona transmitir sensaciones complejas resumiéndolas en pocas palabras. La perfecta traducción de un modismo podría resultar irrealizable, ya que estas frases encierran significados casi inapreciables si se desconoce el contexto al cual se están aplicando. Algunos modismos españoles han ido apareciendo, por otra parte, a lo largo de las últimas décadas.

La lengua española ha adquirido el modismo “hacer borrón y cuenta nueva” que, según el diccionario de la Real Academia Española, equivaldría a “idea de olvidar deudas, errores y enfados y continuar como si nunca hubiesen existido”. Ahora bien, ¿qué circunstancias desencadenaron la introducción de esta expresión coloquial? Con el objeto de encontrar la respuesta a esta cuestión es necesario, finalmente, echar la vista atrás unos cuantos años.

La expresión española “hacer borrón y cuenta nueva” proviene de la antigua etapa de los monjes medievales: ellos realizaban sus trabajos a mano, especialmente sobre papiros, mediante la utilización de tinta de sepia y pigmentos de carbón. Los monjes afilaban continuamente las plumas de oca y las cañas, que eran destinadas a sus escritos, con la intención de evitar emborronar el documento original. No obstante, cuando al final se producía el inevitable borrón, no les quedaba más remedio que volver a empezar.

Este último ejemplo de modismo demuestra que la lengua española contiene abundantes expresiones coloquiales tras las cuales se esconden, sin lugar a dudas, un sinfín de acontecimientos o situaciones correspondientes a la historia de nuestro país.

Written by norak