twitterfacebookgooglexinglinkedin

LA POESÍA PARTICIPA DE UN VIAJE HACIA EL PLANETA MARTE

LA POESÍA PARTICIPA DE UN VIAJE HACIA EL PLANETA MARTE

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) ha emprendido, a lo largo del pasado lunes, el desarrollo de una importante misión a la que se ha bautizado con un nombre propio: misión Maven. El cohete “Atlas V” ha sido el encargado de transportar, desde el Centro Espacial John F. Kennedy ubicado en Cabo Cañaveral (Florida), una única sonda espacial con dirección a un rumbo establecido: el planeta Marte.

Este interesante proyecto va a perseguir, durante la totalidad de su duración, una finalidad clara e inalterable: averiguar por qué se produjo la pérdida de los gases que pertenecían a la atmósfera del “planeta rojo”. Los científicos de la NASA han avanzado un paso más en esta misión y, de igual forma, han ejecutado una acción muy relacionada con el sector del lenguaje.

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio ha llevado a cabo, con motivo del proyecto, la convocatoria de un concurso que seleccionaría distintas muestras referentes a la cultura del planeta Tierra. Así las determinadas muestras seleccionadas serían enviadas, después de ser grabadas en un DVD, en la misma sonda Maven que los científicos han trasladado hacia el planeta Marte.

El éxito que ha cosechado este curioso certamen, sobre todo entre aquellas personas aficionadas a la escritura, ha sido sorprendentemente notable. Una suma de 12.300 composiciones asociadas a la tradición japonesa han sido presentadas, sin embargo, solamente tres de esas creaciones han terminado siendo escogidas. Uno de los escritos seleccionados ha resultado ser un haiku, o poema corto, redactado por una mujer española.

La traducción al español de este poema elegido por la NASA, que estaba compuesto originalmente en lengua inglesa, quedaría de la siguiente manera: “Mira la noche, la puerta al universo, y al farol rojo”. La escritora de la poesía es una aficionada a los relatos de estructura breve, que ha recibido varios premios gracias a sus creaciones, y cuya residencia está en el municipio español de San Vicente de la Barquera (Cantabria).

La función que la poesía podría desempeñar en un lugar donde no está comprobada la existencia de vida, con total seguridad, no parece muy evidente: enviar unas poesías hacia un planeta tan lejano podría carecer de sentido. Lo que sí puede considerarse indiscutible, sin embargo, es que se trata de una iniciativa cuya procedencia resulta un tanto curiosa.

Written by norak