twitterfacebookgooglexinglinkedin

EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO CELEBRA SU PRIMER SIGLO LITERARIO

EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO CELEBRA SU PRIMER SIGLO LITERARIO

Una de las novelas más célebres de la literatura francesa y universal, cuyo título en español es En busca del tiempo perdido, acaba de cumplir un siglo desde su primera publicación en 1913. Esta importante obra fue redactada, en el periodo que va desde 1908 hasta 1922, por el novelista Marcel Proust; sin embargo, la divulgación de sus siete partes no tuvo lugar hasta la etapa comprendida entre los años 1913 y 1927.

La novela En busca del tiempo perdido fue escrita, a causa de los orígenes de Marcel Proust, en lengua francesa originalmente. Varios han sido los autores que, con el transcurso de los años, han ido ofreciendo traducciones de la obra al español. Sin embargo, no todas pueden considerarse como rematadas íntegramente.

La primera versión española de la novela fue elaborada por el poeta Pedro Salinas que, concretamente en el año 1920, llevó a cabo el inicio de su propia traducción: logró terminar los dos primeros tomos enteros y una parte del tercer tomo. Este inicial propósito resultó inconcluso y, como consecuencia, fueron sucediéndose varias traducciones más.

Así la significativa labor fue reanudada por el ensayista José María Quiroga Pla cuyo trabajo fue completado, algunos años después, por la escritora Consuelo Berges. Este constituyó un amplio periodo, con una duración total de cincuenta años, que finalizó con la presentación de la edición canónica que difundió Alianza Editorial.

La propagación de estas traducciones no puso fin, por otro lado, al conjunto de años dedicados a obtener una perfecta versión española de la obra En busca del tiempo perdido. Tras la aparición de las primeras ediciones, a lo largo de la década de 1990, empezaron a elaborarse dos nuevas traducciones del título francés: la de Mauro Armiño y la de Carlos Manzano.

La traducción realizada por Mauro Armiño fue publicada, concretamente en el año 2000, por la editorial española Valdemar. Armiño acompañó su trabajo por más de quinientas hojas que incluían varios recursos interesantes: una introducción, diccionarios, fotos, notas y más documentación adicional sobre la novela. El traductor Carlos Manzano divulgó su versión, también en el año 2000, a través de la editorial Lumen.

La profesora española María Teresa Gallego ha llevado a cabo, con la cooperación de Amaya García, la traducción de algunas partes de la novela En busca del tiempo perdido. Esta versión ha sido incluida, durante el año actual, en la antología que ha editado Jaime Fernández bajo el nombre El almuerzo en la hierba.

María Teresa Gallego ha otorgado sumo interés, por su parte, a los títulos que forman parte del volumen primero (Du côté de chez Swann) y tercero (Le côté de Guermantes). Las anteriores traducciones, que se atribuyeron a dichos títulos, no satisfacían a la profesora: Por el camino/Por la parte de Swann y El mundo de Guermantes, respectivamente. La traductora, finalmente, optó por las alternativas: Por donde vive Swann y Por donde los Guermantes.

 

A pesar de que se ha cumplido un siglo desde que En busca del tiempo perdido viera la luz por primera vez, con total seguridad, el éxito de esta cautivadora novela no finalizará aquí. Seguramente podremos seguir disfrutando de esta obra de la literatura francesa durante mucho tiempo.

 

Written by norak