twitterfacebookgooglexinglinkedin

Jornadas asiáticas en Noraktrad

Jornadas asiáticas en Noraktrad

Durante cuatro días, Noraktrad ha organizado unas jornadas enfocadas en el estudio de la cultura asiática y de las lenguas china, coreana y japonesa.

En un ambiente marcado por el interés y la importancia de conocer aspectos básicos del idioma y cultura china, coreana y japonesa, Noraktrad, con la colaboración de la licenciada en Administración de Empresas, la surcoreana Minyeong Seo, ha conseguido mostrar a trabajadores y colaboradores aspectos fascinantes y curiosos de la materia.

Lo más complicado de saber diferenciar estos tres idiomas radica en conocer la trayectoria que cada una de las tres lenguas ha tenido a lo largo de la historia. En este caso, el chino clásico actúa como lengua raíz del coreano y japonés, por lo que resultó imprescindible empezar las jornadas con un análisis de este idioma. Sobre esta primera aproximación es fácil comprobar a través de sus caracteres cómo el coreano evolucionó en el siglo XV de esa herencia china al establecimiento de un sistema alfabético y fonético por el rey Seyong El Grande, que lo apartó morfológicamente y sintácticamente del chino clásico. En el caso del japonés, su evolución también llega del chino clásico, de la mano del Man’yōgana, tomando su forma actual con la implantación de dos nuevos sistemas silábicos de escritura, el hiragana y el katakana.

Tras aprender esta importante evolución histórica, imprescindible en el mundo de la traducción e interpretación, el resto de las jornadas se basaron en conocer aspectos actuales en el uso de los caracteres de los tres idiomas en hechos tan cotidianos como el uso del teclado informático, del diccionario chino, coreano y japonés, sistemas de puntuación o la importación de numerosos términos del inglés a estas lenguas, que transforman la pureza y unicidad de estos idiomas norasiáticos.

Propio de estas culturas es también su gran jerarquía familiar y social basada en la disciplina y protocolo. Así, no es de extrañar, que existan palabras, frases y estructuras lingüísticas que hagan surgir un sublenguaje dentro del idioma. El japonés es un ejemplo. El lenguaje honorífico japonés, teineigo, sonkeigo y itadaku, utiliza expresiones para enfatizar la distancia social o diferencia de rango, o para mostrar la proximidad e igualdad de rango.

Estos y otros aspectos, sin duda, han supuesto el éxito de unas primeras jornadas en las que Noraktrad apuesta por la formación y la innovación, y que en el futuro se esperan repetir con otros idiomas.

 

logo noraktrad

Written by editor