twitterfacebookgooglexinglinkedin

El atractivo del idioma ruso

Cada siglo, etapa influida por la coyuntura económica, política y social marca la deriva del interés de la población mundial, o de regiones concretas, hacia diferentes idiomas.

Esto es lo que sucede, y más actualmente cuando los medios de comunicación cambian tan rápidamente y crisis económicas como la actual sucumben y hunden potencias económicas imperantes durante años en beneficio de otras emergentes. Y a las emergentes se las puede dar un nombre claro: Rusia y China.

Estos dos países, de proporciones inmensas en todos los sentidos, están actualmente en un período de expansión y crecimiento disparado, menos acusado en los últimos años en China y más claro en el caso del gigante ruso.

El ruso, y para caso paradigmático tenemos a España, es un idioma de moda olvidado por instituciones y entidades públicas durante años. Y es que en la actualidad el gas, petróleo, industria y una pujante clase media-alta, han hecho que muchos españoles empiecen a aprender el idioma de los genios rusos Tolstoi y Dostoievski.

El objetivo principal de las empresas e instituciones españolas es atraer a inversores y turistas rusos, y como no, por parte de los trabajadores españoles en paro encontrar un trabajo en este país.

Según el Instituto de Estudios Turísticos de España (IET), en 2013 visitarán España 1,3 millones de rusos. El impacto económico total supone más de 1.800 millones de euros ya que el gasto medio por persona es muy superior al del resto de turistas.

Pero no solo vienen para unos días de relajación. Tras la agilización del gobierno español de los trámites de residencia para extranjeros, muchos rusos con gran capital se han lanzado a comprar inmuebles, participación en empresas y consumo en las más exclusivas marcas y servicios, además, por supuesto, de conseguir la nacionalidad y las ventajas que esto conlleva.

Comunidades como la catalana saben muy bien sobre este potencial. Y es que Cataluña es el destino español preferido por los rusos, con alrededor del millón de visitantes y unos de los primeros de todo Europa. Para seguir con esta tendencia y hacer más fácil la comunicación, los policías locales y los Mossos de Esquadra recibirán cursos en el idioma ruso y sobre aspectos culturales y costumbres de este país.

Por lo tanto, el reto y la complicidad de aprender este idioma no es un obstáculo para todos aquellos que quieran aprovechar el salto económico de Rusia a nivel global.

 

Written by editor