twitterfacebookgooglexinglinkedin

EL RUIDO DE FONDO PODRÍA HACER MUCHO MÁS SENCILLO EL APRENDIZAJE DE IDIOMAS

EL RUIDO DE FONDO PODRÍA HACER MUCHO MÁS SENCILLO EL APRENDIZAJE DE IDIOMAS

El aprendizaje y el tiempo de estudio siempre han sido relacionados con un ambiente silencioso. Y es que se tiende a considerar que así la persona podría concentrarse mucho más en el conocimiento, entenderlo mejor y retener más fácilmente los temas que si estuviera rodeado de ruido de fondo. La creencia popular, sin embargo, podría no ser del todo acertada. Por lo menos, a la hora de instruirse en lenguas extranjeras. Un estudio producido por el grupo de investigación Language and Speech Laboratory (LasLab) de la UPV/EHU ha demostrado que los sonidos de los idiomas se asimilan de una manera eficiente tanto en ambientes silenciosos como en aquellos en los que existe ruido de fondo.

La clave parece estar en que el ruido de fondo recrea las mismas situaciones en las que se aprenden las lenguas maternas: es decir, las personas nativas aprenden en contextos bulliciosos y con ruido de fondo que son muy frecuentes como una estación de tren o autobús o en un bar y, asimismo, en el propio hogar. Además, resulta habitual que varias personas o miembros de la familia conversen de forma simultánea. Por otro lado, la investigación ha ido un poco más allá al descubrir que el entorno bullicioso ayudaría a entender mejor el idioma en las situaciones habituales que se producen en esos lugares con ruido y que forman parte de la vida cotidiana de las personas.

Para extraer estos resultados, los investigadores realizaron un entrenamiento a 88 personas bilingües (castellano y euskera) para que aprendieran consonantes en inglés. Los participantes en este estudio fueron distribuidos en dos grupos, de manera que unos efectuaron diez sesiones con ruido de fondo, mientras que la otra parte las cursó sin ruido de fondo: en total, se trabajó con 200 ejemplos de cada consonante inglesa durante cinco semanas, lo que suma más de 4.800 ítems. Al final del ejercicio, se realizó una comparativa con grupos de control que habían sido expuestos a vocales con y sin ruido, y con un grupo de nativos ingleses: el resultado fue que las personas que recibieron el entrenamiento con ruido tuvieron puntuaciones semejantes a las del grupo de personas preparadas sin ruido, y muy parecidas a las de los nativos.

 

Redactora: Esmeralda Collado          

Written by vendor