twitterfacebookgooglexinglinkedin

ISLA DE BALJENAC EN CROACIA: LA ISLA QUE PARECE UNA HUELLA DACTILAR GIGANTESCA

ISLA DE BALJENAC EN CROACIA: LA ISLA QUE PARECE UNA HUELLA DACTILAR GIGANTESCA

Nos referimos a Baljenac (o Bavljenac), una pequeña isla ubicada frente a la costa dálmata, en el sur de Croacia y que forma parte del archipiélago de Sibenik. Baljenac representa una de las 1.244 islas de Croacia, pero se distingue por una particularidad: si se observa desde el aire, nos recordará a una huella dactilar gigante. ¿Por qué razón? La isla presenta unos 23 kilómetros de muros que ocupan su superficie de una manera muy peculiar, de ahí que sea conocida como la isla de los muros de piedra.

La historia cuenta que durante los siglos XVI y XVII, en pleno proceso de invasión otomano, Baljenac  sirvió de protección a los cristianos, quienes con dedicación y paciencia (amontonando y encajando las piedras unas sobre otras), levantaron un entramado de muros que tenía como finalidad servir de escudo frente a las incursiones otomanas. El dibujo final de la estructura de muros quedaría zanjado en el siglo XIX pero, en esta oportunidad, debido a una motivación menos beligerante: la agricultura.

Precisamente, el propósito de los agricultores de la isla cercana de Kaprije fue preservar los cultivos del viento y limitar las plantaciones de los olivares y los viñedos, ya que las actividades principales de Croacia son la viticultura, el cultivo del olivo, la pesca y el turismo. De esta forma, los habitantes de  Kaprije decidieron completar los muros, colocando piedra a piedra igual que sus predecesores, y así proteger y separar esos cultivos: hasta que llegaron a construirse 23 kilómetros de zona amurallada.

De todo esto que la isla parezca similar a una huella gigantesca vista desde arriba. Y los muros bajos en toda la isla dan la apariencia de pequeñas crestas de huellas dactilares: inclusive la forma ovalada de Baljenac se suma a la comparación de un dedo. Concretamente, esta isla posee 0,14 kilómetros cuadrados de extensión y una longitud de costa de 1.431 metros. Al fin esta singular huella inmensa podría estar incluida, muy a corto plazo, en la lista del Patrimonio Cultural elaborada por la UNESCO.

Esmeralda Collado 

Written by editor