twitterfacebookgooglexinglinkedin

LOS NIÑOS PEQUEÑOS, ¿CÓMO CONSIGUEN LLEVAR A CABO UNA LECTURA FLUIDA?

LOS NIÑOS PEQUEÑOS, ¿CÓMO CONSIGUEN LLEVAR A CABO UNA LECTURA FLUIDA?

La lectura repetida y en voz alta de una misma palabra de seis a ocho ocasiones resulta suficiente para llegar a pronunciar el vocablo con fluidez. Ésta es la conclusión a la que ha acabado llegando un grupo de investigadores, perteneciente a la Universidad de Oviedo (España), tras someter a dos pruebas diferentes a un conjunto de 102 alumnos de entre 7 y 12 años. Así, el nuevo trabajo, publicado en el Journal of Research in Reading, ha concluido que el entrenamiento basado en la lectura repetida es un buen modo para formar las representaciones ortográficas de los términos.

Fernando Cuetos, catedrático de Psicología de la Universidad de Oviedo y uno de los principales responsables de esta investigación, ha manifestado que, por norma general, los niños españoles aprenden a leer muy pronto porque son capaces de articular las letras y sílabas, que dan forma a las palabras, en solo varios meses; sin embargo, añade el profesor, la adquisición de la destreza lectora va mucho más allá. “Los niños se convierten en lectores fluidos cuando consiguen formar representaciones ortográficas de las palabras que les permiten leerlas directamente sin tener que ir letra a letra. Y la fluidez lectora está íntimamente relacionada con la comprensión. Muchos niños poseen dificultades para comprender los textos escritos porque tienen que dedicar todos sus recursos cognitivos al descifrado de las letras. A medida que consiguen leer directamente las palabras, su fluidez lectora mejora y con ello la comprensión de lo que leen”, ha indicado Cuetos.

“La práctica del entrenamiento lector en las aulas, basado en la repetición, ayuda a los alumnos a adquirir fluidez lectora. Para los niños con dislexia, los resultados apuntan la necesidad de una metodología específica y especializada, ya que no es suficiente el trabajo elaborado en el aula”. Finalmente, el estudio ha revelado que, en el caso del castellano, los escolares sin dificultades de lectura adquieren la representación mental de un término tras su repetición en voz alta en seis u ocho veces, por término medio: en la primera prueba, los niños realizaron una tarea de lectura en la que las palabras estaban en un texto; en la segunda, los vocablos estaban aislados.

 

Redactora: Esmeralda Collado Perianes

Written by norak