twitterfacebookgooglexinglinkedin

LA LECTURA DE LABIOS, ¿UNA TÁCTICA DE LOS BEBÉS BILINGÜES PARA APRENDER IDIOMAS?

LA LECTURA DE LABIOS, ¿UNA TÁCTICA DE LOS BEBÉS BILINGÜES PARA APRENDER IDIOMAS?

LA LECTURA DE LABIOS, ¿UNA TÁCTICA DE LOS BEBÉS BILINGÜES PARA APRENDER IDIOMAS?

Un equipo de investigadores, pertenecientes a la Universidad de Barcelona y a la Universidad de Northeastern en Boston (EE. UU.), acaba de llevar a cabo un reciente estudio que ha sacado a la luz una importante realidad: la lectura de los labios constituye una de las estrategias esenciales que utilizan los bebés bilingües al aprender dos lenguajes. Así, la realización de este proyecto ha puesto de manifiesto que los bebés bilingües leen los labios antes y durante más tiempo que los monolingües, lo que conforma un mecanismo elemental para poder diferenciar las dos lenguas.

Los encargados de la investigación han estudiado a un grupo de bebés que vivían en un ambiente bilingüe, concretamente con los idiomas catalán y castellano, y otro conjunto de bebés que solo tenía contacto con uno de esos dos lenguajes: los bebés debieron observar, durante el desarrollo del experimento, un vídeo en el que se veía a una mujer hablando en catalán o castellano. Así, los resultados del estudio han demostrado que los bebés bilingües dirigían rápido su atención a los labios y durante más tiempo que los monolingües con el fin de diferenciar los dos lenguajes.

Independientemente del idioma empleado por la mujer del vídeo, según ha publicado la revista científica Psychological Science, los bebés monolingües de cuatro meses dirigían la mirada más tiempo a los ojos que a la boca; mientras que, los bebés bilingües prestaban atención a los ojos y a la boca durante el mismo tiempo: los expertos han asegurado que los niños bilingües utilizan este dato extra porque lo necesitan, a diferencia de los niños monolingües que no lo requieren.

Finalmente, esta nueva investigación ha servido para mostrar cómo esta inclinación se mantiene en los bebés de doce meses: los niños monolingües observaban igual a los ojos que a la boca en respuesta a la lengua nativa, y más tiempo a la boca en respuesta al habla no nativa; no obstante, los niños bilingües prestaban más atención a la boca con total independencia del idioma. A este respecto, los expertos han concluido que es porque están afianzando sus dos lenguas maternas.

 

Redactora: Esmeralda Collado Perianes

Written by editor