twitterfacebookgooglexinglinkedin

EL CEREBRO HUMANO, ¿POR QUÉ DECIMOS LAS PERSONAS QUE ESTAMOS EN BLANCO?

EL CEREBRO HUMANO, ¿POR QUÉ DECIMOS LAS PERSONAS QUE ESTAMOS EN BLANCO?

Cuando una persona se olvida momentáneamente y en el instante más inoportuno de algo que sabía, suele afirmar que se ha quedado en blanco. Estos vacíos mentales acostumbran a asomar en las situaciones menos adecuadas: una presentación en el trabajo, un examen o, por ejemplo, ante una persona que sabemos que conocemos pero que no podemos ubicar. Ahora bien, ¿por qué los seres humanos llegan a quedarse en blanco? “Quedarse en blanco es algo que le puede suceder a cualquiera y debe considerarse normal, salvo que se produzca con gran frecuencia”, ha afirmado el doctor Manuel Díaz-Rubio en su obra titulada Los síntomas que todos padecemos.

La mejor forma de salir airosos de esta incómoda situación consiste en restarle importancia: “Las personas acostumbradas saben cómo salir del paso, bien a través de escapes disertatorios o bien distrayendo la atención del público con alguna anécdota o forma de evitar que los presentes se den cuenta de ello”, ha manifestado Díaz-Rubio. No obstante, cuando tiene lugar en un examen escrito, esta falta de memoria “lleva implícita una pérdida de tiempo que puede ser capital para el resultado final”: y hay que analizar si se debe realmente a un sentimiento de responsabilidad.

La responsabilidad de quedarse en blanco radica, concretamente, en una hormona cuyo nombre es “corticosterona” y que se libera en los momentos de tensión, miedo o ansiedad: “se sintetiza en las glándulas suprarrenales y entre otras acciones, bloquea los sistemas de recuperación de información”. Así algunas de las regiones del cerebro, que resultan afectadas por esta hormona, son el hipocampo, fundamental para recordar, la amígdala, relacionada con las emociones, o la corteza cerebral, cuya principal función es la de intervenir en la recuperación de los recuerdos.

 

Redactora: Esmeralda Collado Perianes

 

Written by editor