twitterfacebookgooglexinglinkedin

LA LENGUA MATERNA, ¿UN IDIOMA QUE NO SE OLVIDA A PESAR DE NO SER PRACTICADO?

LA LENGUA MATERNA, ¿UN IDIOMA QUE NO SE OLVIDA A PESAR DE NO SER PRACTICADO?

Siempre han existido cosas que permanecen grabadas en nuestra memoria y, a pesar de los años transcurridos, no acaban siendo olvidadas nunca: ¿podría ser éste el caso de la lengua materna? La investigadora Sinc Lara Pierce, perteneciente al departamento de Psicología de la Universidad McGill (Canadá), acaba de llevar a cabo un estudio que ha servido para desvelar una interesante realidad: el conocimiento de la lengua materna permanece invariable aunque no sea practicada.

A través de esta reciente investigación ha podido corroborarse que la exposición temprana a un lenguaje desencadena la formación, más concretamente, de representaciones de los estímulos sonoros que componen dicho lenguaje: y estas representaciones neuronales están preparadas para mantenerse grabadas en el cerebro a lo largo de los años. “Las representaciones neuronales de los sonidos de un lenguaje persisten en el cerebro a lo largo del tiempo, incluso si el lenguaje no se ha escuchado o usado durante años”, ha manifestado la principal responsable del estudio.

Así la investigadora ha llevado a cabo un experimento que ha consistido en escanear la actividad cerebral de tres agrupaciones de niños, con edades englobadas entre los 9 y los 17 años y todos ellos con orígenes chinos, hasta acabar llegando a esta conclusión: el primero de ellos formado por niños nacidos en China pero adoptados por familias francesas, el segundo por infantes que hablaban tanto chino como francés, y el tercero por pequeños que solo comprendían el francés.

Finalmente los resultados de la investigación, que han sido publicados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, han dejado entrever dos realidades: en primer lugar, que los niños pertenecientes al tercer grupo, o aquellos que no sabían hablar chino, no identificaban las palabras en este idioma como un lenguaje; y, en segundo lugar, que los pequeños del primer grupo, a pesar de llevar años sin utilizar su lengua materna, todavía eran capaces de reconocerla.

 

Redactora: Esmeralda Collado

Written by editor