twitterfacebookgooglexinglinkedin

LA ANTIGUA PIEDRA DE ROSETTA, CLAVE EN LA INTERPRETACIÓN DE LA ESCRITURA EGIPCIA

LA ANTIGUA PIEDRA DE ROSETTA, CLAVE EN LA INTERPRETACIÓN DE LA ESCRITURA EGIPCIA

La conocida como Piedra de Rosetta es un fragmento de una antigua estela egipcia que, sin lugar a dudas, ha venido a constituirse como un valioso descubrimiento para los científicos: ya que su hallazgo ha sido clave para lograr llevar a cabo la interpretación de la escritura jeroglífica egipcia. Esta piedra de color oscuro se encuentra dividida en tres franjas horizontales y, en cada una de ellas, está grabado el mismo texto en diferentes escrituras: jeroglífica, egipcia demótica y griega.

El escrito contenido en la Piedra de Rosetta es el Decreto de Menfis del 27 de marzo de 196 a.C. cuya redacción tuvo lugar, más concretamente, durante el reinado de Ptolomeo V Epífanes. Así el científico Thomas Young logró ir relacionando, gracias a la mencionada condición plurilingüe de la piedra, los diferentes signos y símbolos hasta establecer una equivalencia entre ellos: una labor que acabó siendo rematada por el célebre egiptólogo francés Jean-François Champollion.

Ahora bien, ¿cómo tuvo lugar el hallazgo de esta piedra? El 15 de julio del año 1799 los soldados del ejército encabezado por Napoleón Bonaparte, que formaban parte de la campaña de Egipto, se encontraban trabajando en el refuerzo de un muro del fuerte Julien situado  cerca de la ciudad portuaria de Rashid (Rosetta): así el teniente Pierre-François Bouchard avistó una piedra que contenía una serie de inscripciones e, intuyendo su importancia, se la hizo llegar a los expertos.

Finalmente la Piedra de Rosetta acabó en manos de los británicos y, desde el año 1802 y hasta nuestros días, esta reliquia histórica está expuesta al público en el Museo Británico de Londres.

 

Redactora: Esmeralda Collado

Written by editor