twitterfacebookgooglexinglinkedin

DESCUBREN LA IMPORTANTE FUNCIÓN DE UN GEN EN EL APRENDIZAJE DEL LENGUAJE

DESCUBREN LA IMPORTANTE FUNCIÓN DE UN GEN EN EL APRENDIZAJE DEL LENGUAJE

 

Todas las especies animales poseen la capacidad de comunicarse entre sí pero, a pesar de ello y sin lugar a dudas, únicamente el ser humano está preparado para hacerlo a través del lenguaje. Ahora bien, ¿a qué puede deberse esta característica propia de la especie humana? Un equipo de neurocientíficos, miembros del Instituto Tecnológico de Massachusetts (EE. UU), del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva (Alemania) y de la Universidad de Múnich (Alemania), han llevado a cabo un reciente estudio que ha pretendido dar respuesta a esta interesante cuestión.

La elaboración de este proyecto ha servido para descubrir que una mutación genética, producida hace más de medio millón de años, puede ser esencial a la hora de explicar la capacidad del ser humano para articular y comprender el habla: así el bautizado como Foxp2 es uno de los genes que puede haber influido en el desarrollo de la habilidad lingüística y, más concretamente, haber ayudado al ser humano con el aprendizaje de las diversas lenguas y con la adquisición del habla.

La puesta en marcha de este importante estudio ha acabado por evidenciar, fundamentalmente, que la versión humana del gen Foxp2 favorece la transformación de recuerdos correspondientes a nuevas experiencias en conocimientos que permiten llevar a cabo de forma rutinaria una tarea de cierta complejidad: al oír la palabra “vaso”, mientras nos enseñan un vaso de agua, se da una asociación casi automática del vocablo con los objetos que parezcan un vaso y funcionen como tal, según ha explicado la experta Ann Graybiel (profesora del MIT y autora principal del estudio).

Finalmente el gen Foxp2 parece contribuir, en definitiva, a la activación de los genes implicados en la regulación de la conexión entre neuronas y en la producción de una mayor actividad de la dopamina (neurotransmisor en el sistema nervioso central que desempeña un importante papel en el aprendizaje): y estas variaciones colaboran, a su vez, en la afinación del cerebro de manera diferente con el objetivo de adaptarlo al habla y a la adquisición del lenguaje. Así los resultados de la investigación han dejado entrever, concretamente, que los seres humanos con una copia funcional de este gen poseen un mayor déficit receptivo y expresivo en el lenguaje oral y escrito.

 

Redactora: Esmeralda Collado

Written by editor